Ayuda a tus pacientes a superar su miedo al dentista.

  • Mejora tu consulta   •   04 de Febrero, 2020

¿Cómo ayudar a tu paciente si sufre de ansiedad y miedo al dentista?

No es secreto que a muchos de los pacientes les cuesta ir a las citas odontológicas por ansiedad o miedo. Hay muchos pacientes que solo van cuando es urgente o postergan su cita por esto y pueden pasar años entre una cita y otra, lo que dificulta el seguimiento de un tratamiento con un paciente.

Los detalles marcan la diferencia

La causa a esta ansiedad al dentista puede surgir por diferentes motivos, ya sea miedo, una experiencia negativa pasada, el no soportar no tener el control de la situación o por vergüenza de que vean tus dientes y tu boca.

Y se puede manifestar en síntomas como: músculos tensos, problemas de sueño la noche antes de la cita, el aumento de nervios y ansiedad al punto que quiere llorar al pisar la clínica, el empezar a sentirse físicamente mal en la misma sala de espera, etc.

Para ayudar al paciente y aumentar las probabilidades de que regrese a la clínica, te sugerimos algunos tips que le puedes recomendar a pacientes de este perfil si se presentan en tu clínica, así verás cómo mejorara tu consulta y tu relación con los pacientes:

  • Tener una entrevista previa en la que se pueda conocer más al paciente para saber hasta qué punto llega su ansiedad o si ya es algo más serio como una odontofobia, y que a la vez se le pueda explicar el paso a paso al paciente el tratamiento que le van a hacer y que el paciente pueda preguntar cualquier duda o dudas que tenga, esta transparencia hará que la ansiedad o miedo a lo desconocido del paciente disminuya.

  • Sugerirle que lleve a un familiar, amigo o persona de confianza a la cita: traer a alguien de apoyo puede ayudar a tranquilizar al paciente, su presencia puede distraerlo de sus miedos. Además, puede servir de apoyo para escuchar al doctor y captar detalles o hacer preguntas que por los nervios del momento quizás al paciente se le olvidan.

  • Recomendarle el uso de técnicas de respiración: con el estrés y la ansiedad la respiración es mucho más corta y menos profunda, agravando toda la situación. Hay varias técnicas de respiración como la 4-7-8 (inhalas por 4 segundos, aguantas la respiración por 7 segundos y exhalas el aire en 8 segundos) que se pueden hacer en la misma sala de espera y no toma más de 5 minutos.

  • Aprovechar los beneficios de la meditación: el paciente puede empezar a prepararse a una cita desde el día antes tomándose unos minutos para meditar, sobretodo repitiendo afirmaciones positivas relacionadas a las preocupaciones del paciente como “yo soy fuerte” “yo puedo hacer esto”, etc. Si meditar es algo nuevo para el paciente, actualmente existen muchas apps para smartphones como Headspace y en Youtube hay muchos vídeos de meditación guiada en la cual solo necesitas estar en un espacio calmado y en silencio para que la meditación sea efectiva.

  • Pedirle honestidad al paciente: aségurate de preguntar al paciente cómo se siente, si está cómodo y si tiene algún temor hacia el dentista. El crear un ambiente de confianza y honestidad hará que tanto la cita como el tratamiento se haga de la mejor manera para ambas partes.

  • Medición de signos vitales: en el peor de los casos, el paciente puede tener una fobia al dentista, esto se llama odontofobia, al punto que su presión arterial se eleva a niveles superiores de lo normal. Así el paciente deja la clínica tranquilo y calmada y seguramente satisfecho con el dentista y regrese a la clínica.

Fuente: