Las carillas es un tratamiento restaurador, que se utiliza para solucionar problemas estéticos. Consiste en colocar prótesis de porcelana o de composite y están indicadas para corregir defectos y alternaciones tales como fracturas, manchas, desgastes y otros.