El cuidado de las carillas pasa por tener una buena higiene dental y visitar periódicamente a tu odontólogo.